SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN:  

Alcala la Real, Fortaleza de la Mota

Fortaleza de la Mota

La fortaleza de La Mota, o castillo de Alcalá la Real, es un espectacular recinto defensivo situado en la provincia de Jaen. Está situado a poco menos de una hora en coche de Jaen capital y de Granada. A cualquier buen amante de los castillos le encantará esta ciudad fortaleza, cuyas últimas restauraciones le han convertido en una visita imprescindible de primer nivel.

Alcalá la Real, Fortaleza de la Mota
Alcala la Real, Fortaleza de la Mota
Alcalá la Real, Fortaleza de la Mota

La Fortaleza de la Mota de Alcalá la real es un increíble recinto fortificado cuyas murallas se empezaron a alzar en el año 713, entonces se llamaba Qal’at, se construyó adaptándose a los tajos y las peñas del cerro, una auténtica maravilla de la ingeniería de la época. No merece ser calificado de simple castillo, era una auténtica ciudad fortificada situada en una mota y que llegó a tener legislación de urbanismo propia.

En la época que Alfonso XI conquistó la ciudad contaba con unos 2000 defensores. Situada a medio camino entre Jaén y Granada, durante mucho tiempo ciudad y fortaleza de frontera, vivió numerosos conflictos armados. Fue pieza clave en la lucha entre las diferentes taifas y conflictos internos de los invasores árabes (bereberes, almohades, almorávides, etc., todos lucharon por la fortaleza de la Mota).

Durante más de un siglo fue un poderoso freno a los ataques cristianos tras la batalla de las Navas de Tolosa (1212) y cuando por fin cayó en manos cristianas (1341) se convirtió en  una de las principales bases de operaciones de Castilla en la frontera con el reino de Granada.

Para narrar las historias vividas a la sombra de los muros de la fortaleza de la Mota harían falta varias novelas al más puro estilo de Ken Follet en los Pilares de la Tierra.

Hay mucho que ver en la Fortaleza de la Mota, en este artículo pongo los lugares que a nosotros nos gustaron más, pero esta llena de rincones y detalles que dan para un libro entero (de hecho la guía que venden en la oficina de recepción de visitantes está muy bien).

Fortaleza de la Mota

¿Qué ver en la Fortaleza de la Mota?

1.- Puerta de las Lanzas

Es la entrada principal a la fortaleza, justo donde nos encontramos con la oficina de recepción de visitantes, las personas que allí trabajan son encantadoras, da gusto cuando te encuentras con gente a la que le gusta su trabajo y te explica todo con el cariño y la paciencia que aquí lo hacen.

Existen diferentes versiones acerca del origen del nombre de esta puerta, hay quien dice que es donde se concentraban las tropas de la ciudad y quienes afirman que el nombre proviene de las lanzas que el abad tenía que aportar a las tropas en época cristiana.

El origen de la puerta es del s. XIV aunque fue remodelada en el s XVI. La terraza en la cubierta de la Puerta de las Lanzas es donde se situaba la guarda que vigilaba y defendía el acceso a la ciudad.

Alcalá la Real, Fortaleza de la Mota
Alcalá la Real, Fortaleza de la Mota

2.- Pozo de la Conquista

Para mi desde luego imprescindible, eso sí, hay que reservar con tiempo porque las entradas son limitadas y tienden a acabarse. La Ciudad Oculta es como se llama la visita guiada con la que te adentrarás en las entrañas de la Fortaleza de la Mota.

Este atípico acceso a la fortaleza se descubrió si la memoria no me falla en el 2016 (no he encontrado referencias en internet, tengo el recuerdo de la visita guiada).

Para descubrir su origen y ponerlo en contexto debemos trasladarnos al s. XIV, las tropas cristinas al mando de Alfonso XI avanzan hacia la fortaleza, todo son victorias, pero tras meses de asedio se ven incapaces de rendir la plaza.

Los cristianos consiguen derribar la Torre de la Cárcel, donde estaba uno de los aljibes que abastecía a los sitiados, pero aun así no consiguen forzar la rendición musulmana. Finalmente tras interrogar a un pastor de la zona, las tropas de Alfonso XI descubren que hay otro aljibe, se empiezan a cavar minas y contra minas, los unos para defenderse, los otros para llegar al aljibe que abastecía de agua a los sitiados y permitía su resistencia, finalmente los cristianos consiguen llegar al secreto mejor guardado de la Fortaleza de la Mota, un aljibe de gran profundidad justo debajo de la torre del homenaje, envenenan el agua y la fortaleza se rinde.

Pues bien, estos túneles son visitables, yo los recorrí emocionado no, lo siguiente, imaginando el momento, la tensión, el vértigo de la historia te envuelve y te transporta, super recomendable.

Voy a contar una maldad,  en nuestra visita a la Fortaleza de la Mota solo quedaba una plaza cuando fui a reservar, no pude resistirme, a mi mujer no le hacía especial ilusión, los niños no podían ir sin un adulto que les acompañara, ¿qué iba a hacer yo?, ¿dejar la plaza vacía?, menudo desperdicio, mandé a la familia por la puerta principal y me adentré en el subsuelo de la fortaleza…

Alcalá la Real, Fortaleza de la Mota
Fortaleza de la Mota, Castillo de la Mota
Pozo de la conquista

3.- Puerta de la Imagen, Carnicerías

Son las dos caras del mismo acceso, esta monumental puerta a la fortaleza causa impresión por la altura de sus muros, 14 metros, que junto con la elevación propia de la mota convertían cualquier intento de entrar con escalas y similares en toda una proeza de muy difícil alcance.

En su época parece que en esta zona (por el exterior) se localizó la Cárcel vieja, la vivienda del Corregidor (como antes se llamaba al representante del rey), la Justicia Mayor de la Ciudad e incluso la Real Chancillería de Granada desplazada hasta aquí en un brote de peste.

Según entramos nos encontraríamos con el mercado de carne de la ciudad (antiguas carnicerías de 1580). Se conservan todavía los desagües y los canales de las sangres.

Fortaleza de la Mota

4.- Calle de las Cuatro Esquinas

Entramos a esta calle en nuestro camino hacia la alcazaba, en el entorno de esta calle se encontraban las viviendas de antiguas familias nobles.

Yo me imaginaba los edificios levantados, comerciantes, nobles y soldados atravesando sus calles y la alcazaba al fondo, estaba encantado con la panorámica. Mis hijos, evidentemente, lo que vieron era un sitio por donde jugar al pilla pilla correteando entre los obstáculos que representan los muros de las casos y allá que fueron. Se lo pasaron pipa no, lo siguiente.

La Fortaleza de la Mota tenía lo que se denominaba Privilegio del Vino, esta concesión fue otorgada a la ciudad por los Reyes Católicos tras la conquista de Granada, obligaba a los comerciantes granadinos a comprar vino procedente de Alcalá la Real durante tres meses al año. Es por ello que en la Fortaleza de la Mota pueden observarse multitud de bodegas situadas en sótanos y semisótanos que solían ir acompañados de lagares para la elaboración del vino.

El documento original de dicha concesión (del s. XVI) todavía se conserva y el ayuntamiento de Alcalá la Real lo restauró hace poco.

Fortaleza de la Mota
Fortaleza de la Mota

5.- Fortaleza

La Alcazaba era la última línea de defensa, estaba preparada para ser el último punto de resistencia en caso de ataque. Era un castillo dentro de una fortaleza y estaba preparada para resistir de forma autónoma (lo que hoy llamamos el Pozo de la Conquista, no es casualidad, estaba bajo sus muros). El recinto de la Alcazaba comprende tres torres unidas entre sí por tramos de murallas.

La torre más grande, la del homenaje, tiene 20 metros de altura y 16 de anchura, en su interior encontramos en la actualidad representaciones de varios personajes históricos muy bien logradas.

Entre las tres torres hay un amplio patio de armas, el acceso al mismo es toda una obra de ingenieria militar. Se accede a través de un corredor bajo la torre del homenaje en forma de recodo, con lo que las tropas asaltantes tenían que realizar dos giros antes de acceder al interior, al no ver desde la entra la salida del pasadizo podían tender trampas al enemigo, atrapándole y vertiendo aceite o agua hirviendo desde aberturas preparadas al efecto. La altura de este acceso iba reduciéndose a propósito según se avanzaba, para obligar a la caballería a descabalgar.

Alcazaba Fortaleza de la Mota
Alcazaba Fortaleza de la Mota
Alcazaba Fortaleza de la Mota

6.- Barrio militar

Desde las murallas de la alcazaba podemos verlo y admirar de nuevo la dimensión de lo que fue esta fortaleza, con diferentes barrios organizados por clases y una distribución de calles y planificación urbanística asombrosa. 

Fortaleza de la Mota
Fortaleza de la Mota

8.- Iglesia Mayor Abacial

La Abadía se fundó en 1341. Alcalá la Real era la plaza cristiana que se encontraba más cerca a la capital del Reino de Granada, con lo que el rey Alfonso XI estableció esta abadía de Patronato Real. Durante el siglo y medio que esta ciudad ejerció de frontera entre el mundo cristiano y el musulmán, Alcalá la Real y su abadía fueron el faro de la cristiandad en la zona.

El interior del templo es fruto del incendio provocado por las tropas francesas en 1812 durante su retirada, al abandonar la plaza. En su interior se ha creado un precioso espectáculo con una increíble proyección sobre las paredes del templo, a modo de cine en dos pantallas simultáneamente, que nos cuenta la historia de la ciudad y su templo de forma magistral. Una forma de sumergirte en la historia muy bien lograda, para niños y mayores.

Iglesia Mayor Abacial Fortaleza de la Mota
Iglesia Mayor Abacial Fortaleza de la Mota
Iglesia Mayor Abacial Fortaleza de la Mota

8.- Resumen visita Fortaleza de la Mota

La Fortaleza de la Mota es un tesoro escondido. Tiene muchos más detalles y rincones escondidos entre sus muros de los que aquí he contado. Nosotros cometimos el error de visitarla con poco tiempo, viajando en coche de Málaga a Madrid, Alcalá la Real está situada entre Jaen y Granada, es una visita cómoda si estás en cualquiera de esas dos ciudades, pero está apartada de las principales autovías y eso creo que la relega a un injusto segundo plano. Es un destino de primerísimo nivel, a mi me impresionó.

Si eres amante de la fotografía, resérvate tiempo para rodear sus murallas, para pasear tranquilo, para captar sus detalles.

Fortaleza de la Mota
Fortaleza de la Mota
Fortaleza de la Mota
Fortaleza de la Mota

9.- Alcalá la Real

El principal atractivo de Alcalá la Real es sin duda alguna su fortaleza, pero en nuestra breve visita a la ciudad pudimos descubrir algunos de sus otros encantos.

Nosotros que viajamos con tres niños estamos siempre pendientes de alternar planes culturales con otros más claramente infantiles. Pasamos por Alcalá la Real en pleno Agosto y tuvimos la suerte de disfrutar de su increíble piscina municipal, permiten comer en su interior, con lo que nos trajimos unas pizas de un restaurante cercano y pasamos un rato la mar de agradable. La piscina de adultos es enorme y la infantil tiene también un tamaño muy bueno. El recinto tiene vestuarios, baños y un pequeño chiringuito con bebidas y snacks.

Alcalá la Real ha estado habitada desde tiempos remotos y podemos empaparnos de su historia gracias al pequeño gran museo arqueológico de la ciudad. Digo pequeño porque es físicamente pequeño y grande porque tiene algunas piezas muy pero que muy interesantes y está todo muy bien explicado. Está situado en el antiguo Palacio Abacial.

Al lado del Palacio Abacial está la fuente llamada Pilar de los Álamos, un monumento del s. XVI (año 1552) que no deja indiferente a nadie.

Palacio Abacial y Pilar de los Álamos a parte, podremos aprovechar para visitar algunas iglesias interesantes si le vamos a dedicar más de un día a la visita.

En definitiva, Alcalá la Real es una ciudad llena de atractivos y obligada visita si estás visitando Granada o Jaen.

Alcalá la Real, Fortaleza de la Mota
Piscina municipal Alcalá la Real
Museo municipal Alcalá la Real
Museo Arqueológico Alcalá la Real
Fuente Pilar de los Alamos

Curiosidades Fortaleza de la Mota

¿Sabías qué? Más que un castillo

Puede que llegues a Alcalá la Real queriendo visitar su castillo y estarás cometiendo un error. En Alcalá la Real lo que encontrarás es una fortaleza, la Fortaleza de la Mota, pero el nombre también puede dar lugar a equivocar conceptos. La Fortaleza de la Mota es una auténtica ciudad amurallada, con todo lo que ello implica, tiene barrios y una superficie y complejidad difícil de imaginar hasta que estás tras sus muros.

¿Sabías qué? Mota, Fortaleza, Medina

En la Fortaleza de la Mota nos encontramos con conceptos cuyo significado podemos intuir pero quizá no conocer bien.

Mota significa “elevación del terreno de poca altura, natural o artificial, que se levanta sola en un llano”.

Medina puede significar barrio, tradicionalmente el término hacía referencia al núcleo principal de una ciudad árabe, también hacía referencia a un área de jurisdicción política. El origen de la palabra Medina, en cualquier caso, es arameo y hace referencia a una ciudad. En España hay varias ciudades que llevan esta denominación: Medina del Campo, Medina de Pomar, Medina de Rioseco, Medinaceli, etc.

Fortaleza. Es un término amplio, en general hace referencia a un recinto fortificado, puede ser un castillo, una ciudadela, etc.

La Fortaleza de la Mota era una Medina, llegó a tener barrios fuera de sus murallas en época musulmana, pero tras sus murallas encontrábamos toda una ciudad. Tras sus muros 2000 defensores hicieron frente al asedio de Alfonso XI.

¿Sabías qué? Nevero

Puede parecernos increíble, pero el hielo o la nieve eran productos de alta demanda desde tiempos muy remotos. Sus usos medicinales, como refrigerio, o para el mantenimiento en buen estado de los alimentos lo hacían un bien muy preciado.

Los musulmanes prepararon un recinto en la Fortaleza de la Mota destinado al mantenimiento  y conservación de nieve y hielo que eran traídos desde los ventisqueros de sierras cercanas. No es una simple estancia excavada en roca, tiene ranuras excavadas para filtrar el agua hasta un aljibe cercano, se cuidaba hasta el último detalle de este tipo de instalaciones. Estamos hablando de hace más de cinco siglos.

Otra instalación similar se encuentra en la provincia de Guadalajara, en el castillo calatravo de Zorita de los Canes.

¿Sabías qué? Leyenda Fuente de la Mora

Sin duda alguna una leyenda muy querida en Alcalá la Real que nos narra la relación entre una joven musulmana y un capitán cristiano. Un amor prohibido sin final feliz.

La joven que bajaba a diario a buscar agua para su madre enferma y acabó siendo sorprendida en uno de sus trayectos por un capitán cristiano, el joven le puso como condición para poder llevarse el cántaro lleno de agua el que se levantase el velo y le dejase ver su rostro, a lo que la joven accedió para poder llevarse el agua que necesitaba su madre.

El guerrero cristiano quedó prendado de su belleza a lo que la joven le correspondió, quedando ambos profundamente enamorados el uno del otro. La joven mora siguió bajando a la fuente tras la muerte de su madre solo para poder seguir viendo al capitán cristiano, era un amor prohibido que ninguno de los dos quería ni podía evitar.

Por desgracia para ambos el padre de la joven, al enterarse, le prohibió seguir viendo a su amado, orden que ella no obedeció.

Los amados fueron sorprendidos por un furioso padre, que al grito de antes muerta que con un cristiano, la atravesó el corazón con su puñal. La joven enamorada cayó muerta en los brazos de su amado y su sangre se mezcló con el agua de la fuente que los había unido. A esa fuente se le llama hoy Fuente de la Mora.

¿Sabías qué? Arcipreste de Hita

El lugar de nacimiento del célebre arcipreste de Hita (Juan Ruiz), autor del Libro del Buen Amor, está disputado entre Alcalá de Henares y Alcalá la Real.

Se sabe que nació en una ciudad de nombre Alcalá y Alcalá de Henares está más cerca de Hita en Guadalajara /así como los hechos más conocidos y documentados de su vida), eso por un lado. Por otro lado ciertos estudiosos alegan que Arias Gonzalez, señor de Cisneros, cautivo preso en Alcalá la Real de 1280 a 1305, pudiera ser su padre. Coinciden las fechas de nacimiento y algunos paralelismos entre el Libro del Bueno Amor y la vida de Juan Ruiz de Cisneros.

Spread the love

SUSCRÍBETE AL BLOG:   

0